¡Apoyemos al fútbol femenino!

¿Eres de los que todavía piensan que el fútbol es cosa de hombres?


¿Has notado la cantidad creciente de mujeres que ven el fútbol y hablan sobre los partidos? ¿ya viste que cada vez hay más mujeres comentaristas en las cadenas deportivas? ¿sabías que más de 60 mil personas presenciaron el Atlético Madrid - Barcelona de la liga femenina de España el 17 de marzo de 2019?

A pesar de que en muchos lugares aún puede ser considerado extraño y hasta mal visto, cada vez más niñas y mujeres juegan al fútbol con una gran afición y entusiasmo, algunas en condiciones muy modestas y hasta precarias, otras en entornos un tanto más favorables.    

El fútbol es el deporte internacional de las mujeres y las niñas y está presente en todos los grupos sociales sin hacer distinciones de raza, religión, etnia o estatus socio económico.  FIFA Womens Football Strategy Brochure 

Según reportes de la FIFA, la edición femenina de la Copa del Mundo 2015 celebrada en Canadá, atrajo a 750 millones de telespectadores en todo el mundo y 1.35 millones de entradas vendidas para presenciar partidos en los estadios. Las ligas femeninas de todo el mundo cada vez son más sólidas y cuentan con más jugadoras que ganan dinero jugando al deporte que tanto les gusta. 

Insuflado por esos logros, el ente rector del fútbol mundial se ha planteado un ambicioso plan de desarrollo del fútbol femenino aumentando la participación, potenciando el valor comercial y sentando las bases estructurales para que este funcione como un sistema sofisticado y eficaz. 

¿Has tenido ocasión de ver las increíbles habilidades de Marta Vieira da Silva? ¿los regates por la banda de Lieke Martens? ¿los potentes remates de Carli Lloyd? ¿las asistencias y goles de Dzsenifer Marozsan? La lista es interminable, el enorme progreso en la calidad del juego en las competiciones femeninas es digno de admiración. Desde la primera Copa del Mundo femenina celebrada en 1991, hemos visto emerger grandes jugadoras y hemos disfrutado de emocionantes partidos de muy alto nivel. 

Pero más allá del espectáculo, es muy alentador pensar que el fútbol femenino puede ayudar a cambiar positivamente las vidas de mujeres y niñas en todo el mundo, mejorando sus posibilidades de cara a los problemas sociales como el acceso a salud, educación, empoderamiento o igualdad.

El fútbol puede ser un poderoso vehículo para ayudar a derrumbar los muros de la discriminación y la exclusión de las mujeres. ¡Apoyemos al fútbol femenino! ¡Comparte!